Capítulo piloto de
Reflexiones de un oficinista
Por Lorenzo Gómez y Manuel Bartual

soyun@oficinista.net